Cuando nos quitamos el zapato siempre se queda boquiabierto y mudo de sorpresa.