Misses para las masas

Dispersas en las marismas de infortunio,
esas ineptas e inmundas que huríes se creyeron,
no juzgarán al pérfido viático
de siervas vaciedades.

¡Qué harapientas mujeres!
¡Qué miserables joyas!
¡Qué leprosas familias!

Jesús, qué humildad en su enfado…
Y tan de egoísmo deletéreo desprovistas

¡Más misses para las masas!

2 comentarios sobre “Misses para las masas

  1. Sí, más mises para el proletariado, más prostíbulos para que crezca el amor!

Los comentarios están cerrados.