Labios de diosa

Olvidada deidad de los labios carnosos y perfectos -ni demasiado gruesos ni demasiado finos- que ayer me visitaste para perturbar mis carnales deseos, ¿cómo voy a saborear los besos de estas mortales, después de tu beso ardiente de luna?

Oh divina Dione, quién pudiera olvidar tus labios.

Pero yo he caído en el abismo de tus labios de diosa y nada me va a redimir.