Alardear grotesco

Tras el sonámbulo telón de las farándulas surge la vana audacia del bastardo que alardea en los mustios calveros de las plazas públicas --con la cólera del congregado por la hiena glotona-- del espectáculo de sus farsantes y lóbregos orgullos. Estos dramáticos mendigos de la oportunidad, apestando a infernal sofisma, se zambullen en el vaudeville... Seguir leyendo →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑