EL BOTONES

En los interminables pasillos se oyó de pronto el eco del disparo. Como si de un resorte se tratase, todos los clientes del balneario asomaron en albornoz sus medios cuerpos con precaución. Ani Cooper yacía en el suelo. ¿Era el sueño eterno u otra de sus imposturas? Algunos se atrevieron a comentarlo, a pesar de... Seguir leyendo →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑