Viento

El viento lee olas, arenas, caprichos...

La noche

La noche empezaba a tragar el bosque cercano. El pesado aliento de la niebla otoñal se acercaba húmedo y sigiloso. Salió al pequeño cementerio de la iglesia. Ya nadie se ocupaba de él. Y deseó morir. Un repentino vértigo se apoderó de sus vísceras. Estaba a punto de desmayarse. Sus rodillas se clavaron en el... Seguir leyendo →

INT. CONFESIONARIO. NOCHE

La irisada mosca se posó en la gris celosía del confesionario. CARLOS GAYOL. Ave María Purísima. PADRE YANKE. Sin pecado concebida. CARLOS GAYOL. He vuelto a pecar, padre. PADRE YANKE. No, no, no... yo no puedo escucharte otra vez en confesión, hijo. CARLOS GAYOL. Será la última vez, se lo juro, padre, he decidido reformarme.... Seguir leyendo →

Según lraggio -un amigo argentino de la blogología- esta página es una locura poética española liderada por un tal Ahasvero.

INT. IGLESIA. DÍA

El Padre Yanke era gris. Su nombre era gris. Su cara era gris. Su pelo era gris. Su cabeza era gris. Sus gruesas gafas de culo de vaso eran grises. Su orondo cuerpo era gris. Su roída chaquetilla de lana -sobre su gris sotana- era gris. Su adocenado sermón era gris. La rancia casa parroquial... Seguir leyendo →

Error 404

No sé cómo has llegado hasta aquí, pero has conseguido cabrear al servidor.

Noviembre

Cuando los elefantes luchan, la hierba es la que sufre.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑