“¡Queridos cuervos deliciosos! Echad de aquí al astuto campesino que padece de un muñón viejo.”

A.R.